Blog,Fotografía

Verano, también en blanco y negro

Por lo general, nos gusta tan poquito el invierno que, en cuanto vemos que el sol comienza a despertar cada mañana con más fuerza, comenzamos a desquitarnos de ropa, de kilos y de complejos de manera desenfrenada y desenfadada.

El ritual de ‘bienvenida’ al verano suele comenzar por los pies; adiós calcetines -con o sin tomate(s)-, adiós botas y botines. La moda estival que venía inundando los escaparates desde febrero, sale también a la calle. En pocas semanas -en ocasiones, tan solo en unos días- se combate esa lucha de los looks imposibles de entretiempo; sí, ya sabes, el vestido ligero con botas y cazadora vaquera o el jean largo y el abrigo con sandalias.

Llega el calor y la vida se convierte en una explosión de color. A ser posible, cuanto más chillones, mejor; como si el verano fuera a serlo aún más por pintarlo de fluorescente.

Reconozco que aborrezco la idea de que las buenas imágenes son las que se publican en blanco y negro, las de toda la vida. Lo de toda la vida me aburre sobremanera. Pero, en este caso, he buscado reflejar el frescor y la sensación de calidez intrínseca al verano en Madrid a través del blanco, negro y algún que otro gris.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También podéis visitar el Tumblr de Fotografías Imperfectas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *