La Gaceta

logo gaceta

A finales de junio de 2010 se cumplió un sueño. Quizás no era EL SUEÑO como tal soñado, pero sí la realización de una meta perseguida durante muchos años.

Aquella mañana entré, junto con unos ¿cien? (número arriba, número abajo) becarios más, al edificio, hoy ya ‘deshabitado’ de Castellana 36-38. En el papelito de tan dichosa convocatoria rezaba que mi puesto iba a estar en la sección de Deportes, junto con mi -aún hoy en día- admirado José Damián. Sin embargo, el desino, o vete tú a saber qué, me deparaba otra situación.

Recalé en la sección de Nacional. Una sección con un jefe, digamos, con malas pulgas y más becarios que ordenadores disponibles. Después de haberme “comido” el “marronazo” de aquel “lobby gay que quería destruir Intereconomía” recalé en la sección de Economía, que se había quedado casi sin becarios en apenas dos semanas.

Sí, ECONOMÍA. Esa sección de gente rara, que habla de cosas que nadie entonces entendía. Pues bien, yo, la niña que aprendió a leer gracias al As y al Marca, terminó por aprender a leer gráficas multicolor y a comprender un nuevo idioma lleno de tecnicismos en inglés.

¿Miedo? No lo conozco.

Aquí os dejo algunas piezas que he recuperado del archivo… ¡pero no están todas! Intentaré, aún no sé cómo, recuperar más.

Mientras tanto, enjoy it 😉

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *