‘¿Quién en su sano juicio iba a firmar aquel documento?’

A Alberto y su familia les tocó un tercer premio de la lotería en 2008 y decidieron meterlo en un depósito a plazo fijo en enero de 2009. “Tan solo queríamos guardar el dinero en un lugar seguro”, asegura dejando claro que no es, ni por asomo, un inversor experto en este tipo de productos bancarios.

Publicado en Elmundo.es el 13 de agosto de 2012

Leer completo aquí

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *