Paco Jémez en Vallecas
Blog Deportes F√ļtbol

Volver al Estadio ūüŹü

En la √ļltima semana del √ļltimo mes de este extra√Īo 2021 ha sido presentado Paco J√©mez como nuevo entrenador de la UD Ibiza, un proyecto liderado por Amadeo Salvo, que actualmente ocupa la decimosexta plaza en la categor√≠a de plata del f√ļtbol espa√Īol, y que encadena seis jornadas sin conocer la victoria, con la que se ha encontrado en tan solo cinco ocasiones hasta la fecha.

¬ęQue la gente se lo pase bien y se divierta¬Ľ

En la rueda de prensa de su presentaci√≥n, el t√©cnico declar√≥ una de las m√°ximas de su filosof√≠a: a Paco J√©mez le gusta ¬ęque la gente se lo pase bien y se divierta, que sienta algo (…) que tenga ganas de ir al campo para ver f√ļtbol¬Ľ. No es algo nuevo, forma parte de su discurso, de su forma de ver y entender este deporte, este modo de vida.

Y parece obvio, ¬Ņverdad? Parece incluso el fin del f√ļtbol como espect√°culo en s√≠ mismo, tal como lo conoc√≠amos gracias a nuestros padres y abuelos. Sin embargo, en estos tiempos -con una pandemia causada por el coronavirus mediante- parece necesario recordarlo, subrayarlo, pararse un tiempo a pensar sobre lo que eso significa.

Jémez se refiere con este planteamiento al modo de jugar que tienen sus equipos. No tienen por qué ser grandes equipos. Basta con que sus jugadores se comprometan a jugar el balón lo mejor que sepan y que parezca que lo dejan todo en el campo. No importa la categoría, las formas y los detalles cuentan. S i e m p r e.

Las despedidas y los volver a empezar…

Este regreso de Paco a los banquillos me ha despertado una melancol√≠a, no f√°cil de definir en este instante, pero algo similar a la que sent√≠ en los momentos m√°s crudos de la pandemia. Al menos se parec√≠an en algunos matices. Por un lado, porque el hecho de que vuelva J√©mez a un banquillo me ha recordado a cuando volv√≠, tras el par√≥n y la prohibici√≥n, a un campo de f√ļtbol.

Tard√© meses en estar lista para esa inmersi√≥n en masa, pero con ausencias importantes; sustituyendo pipas y cerveza por mascarilla y gel hidroalcoh√≥lico. Al menos se pod√≠a ¬ędisfrutar y pasarlo bien¬Ľ, y -aunque a√ļn no he podido hacerlo- quedan ganas de ¬ęvolver al estadio para ver buen f√ļtbol¬Ľ. Personalmente, m√≠ster, objetivo cumplido.

Por otro lado, est√° el toquecito que J√©mez siempre regala a sus jugadores. Jugar al f√ļtbol implica, como dec√≠a, un compromiso con uno mismo, con sus compa√Īeros de equipo, y tambi√©n con la afici√≥n. No es algo balad√≠. El f√ļtbol de once contra once sigue siendo un deporte seguido por millones de personas, pero ya llevamos a√Īos viviendo con mezcla de estupor y apat√≠a lo que podr√≠a ser el fin de este deporte-pasi√≥n tal y como lo conoc√≠amos.

Y no podemos culpar a nadie. ¬ŅO s√≠? Horarios incompatibles con los aficionados que quieren asistir al campo, tarifas de televisi√≥n de pago abusivas, partidos dif√≠ciles de ver, j√≥venes que no pueden mantener la atenci√≥n durante 90 minutos y se conforman con res√ļmenes…

Cuando los controles de aforo, PCRs, y mascarillas sean tan solo un mal recuerdo, evaluaremos. Pero si queremos que el f√ļtbol siga siendo un deporte popular, tendremos que cuidar a aquellos que quieren seguir yendo a disfrutar y a sentir el f√ļtbol en estadio.

ireneyustres

Periodista

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *